Regístrate
Se enviará la contraseña a tu correo electrónico.

Moy armó un divertido recorrido por las faldas del Nevado de Toluca, en donde nos enfrentaríamos a una serie de pasos interesantes y sobre todo muy variados. El punto de reunión fue a las afueras de la ciudad de Toluca ya para encaminarnos al Nevado, una gasolinera con su respectivo Oxxo y, por supuesto, unos deliciosos tacos de canasta, fueron el punto estratégico para partir bien desayunados y con las provisiones necesarias.

Todos llegaron puntuales y cuando decidimos salir ya eran 13 jeeps listos para la aventura, bajamos la presión de aire de las llantas para después recorrer un tramo de no más de 15 minutos de carretera y posteriormente pisar el hábitat natural de un jeep: la naturaleza. No tardamos mucho en comenzar con las emociones, primero nos tomamos la foto grupal y bastaron unos pocos metros recorridos para pasar por los primeros pasos angostos y zanjas bastante divertidas, ayudados en todo momento por Moy y Ricardo Zamora quien no sólo fungió como barredora, sino que también cumplió siempre la labor de consejero sobre todo con los novatos de la ruta, como fue cuando la XJ bien apodada “The Intimidator” se vio en un ligero problema al pisar el costado de una gran piedra y ponerse en riesgo de voltearse, por lo que se decidió sujetar la parte alta del vehículo con eslingas y jalarlo manualmente contra un árbol mientras avanzaba para evitar cualquier inseguridad, por lo que la enorme XJ logró pasar ese obstáculo.

Sobra mencionar el frio que se siente en esta zona del Estado de México, pero más interesante durante la ruta fue la niebla que se hizo presente dándole un entorno especial a nuestro recorrido, la mayor parte de nuestra ruta fue dentro de bosque espeso que caracteriza esta parte del valle de Toluca, por lo que nos enfrentamos a pasos cerrados, rodeados de muchos árboles y pasando por varias cuestas empinadas con cierta dificultad por la tierra húmeda, así como algunas rocas de buen tamaño que hicieron agitar nuestros jeeps (y el precioso contenido de nuestras hieleras varias veces… )

El grupo de Moy nos dejó una buena impresión, ya que en todo momento hubo disposición de todos los participantes para auxiliar a cualquier compañero que tuvo problemas en el recorrido, lo cual contagia confianza y buen ambiente entre todos, sin duda ese es un punto fuerte de este grupo, es 100% familiar el ambiente, varios de los compañeros se hicieron acompañar por sus hijos, incluso algunos muy pequeños, cómo “Djeey” que llevaba a su pequeño copiloto. También hay que mencionar que esta vez contamos con la presencia de dos jeeperas: Idheri Jiménez y Anayeli Cedillo, quienes condujeron sus juguetes por toda la ruta como los demás compañeros, de hecho en algunas circunstancias se vieron un poco más audaces que el resto.

En este tipo de rutas confirmamos que basta con tener un jeep en buenas condiciones mecánicas para pasar por obstáculos de todo tipo, sin importar la edad del vehículo, un ejemplo de ello es el “Mezcalito” de Moy un eficiente YJ de 1987 con sólo 2.5” de modificación en la suspensión, hasta el equipadísimo JK Sahara 2011 de Rafa González; también las diferencias de altura son importantes pero no determinantes, ya que el “Oso” de Alex Torres es un tj stock y con llantas convencionales, y en contraste estaba el “Intimidator” con una suspensión de brazos largos de 11 pulgadas ¡y llantas super swamper de 38”!, mostrando que en los jeeps son significativas las modificaciones y que te dan la posibilidad de esforzarte menos para pasar las dificultades del camino, pero también es sorprendente lo que un stock puede lograr, confirmando que el accesorio más importante se encuentra invariablemente entre el volante y el asiento, siendo el jeeping una pasión que incluye a todos los 4×4.

La primer una zanja con algo de lodo que resultó bastante entretenida porque ahí salió a relucir la pericia de los pilotos para poder salir de la fosa por un pequeño escalón del que no todos pudieron salir por sí solos, y donde la XJ de nuestro amigo Elie se convirtió en el rescatador oficial sacando a algunos compañeros de esta zanja.

Después nos encontramos con una cuesta difícil que provocó que los primeros compañeros necesitaran ayuda para salir del lodo y las raíces que dificultaron su paso, sin embargo fueron ayudados simultáneamente por los winches de Ernesto López con su TJ y el del Mezcalito de Moi, a final de cuentas sólo resultó en un cardán dañado, el cual retiramos y con eso pudimos seguir con la ruta dejando estacionado al “Grizzly”, la ZJ de Anayeli, para completar la ruta y posteriormente regresar por él.

Más tarde llegó el momento de la comida y todos sacamos nuestras hieleras, asadores y por supuesto la carne y algunos platillos preparados que llevábamos para compartir con el grupo, ahí es cuando nos bajamos de los jeeps para dejarlos descansar y para convivir entre los pilotos y las familias de todos, en un ambiente de camaradería y de buen humor fuimos conociéndonos más y a pesar de la repentina tormenta que nos sorprendió, pudimos reír y platicar mucho todos gracias a las lonas colocadas antes de la comida por los organizadores de la ruta.

A partir de ahí la ruta fue menos complicada por lo que pudimos darle mayor agilidad al avance para regresar al asfalto de la carretera y concluir con la ruta despidiéndonos en el mismo punto de encuentro donde llegamos. Al final, el equipo de Jeep Thing México nos dirigíamos de regreso al DF, pero decidimos buscar un lugar para hacer escala por un café y fuimos al centro de la Ciudad de Toluca, más específicamente a un negocio frente a la Alameda, a “La Gloria, chocolatería y pan”, un lugar más que recomendable para quitar el frio con un rico café acompañado de un buen pan de dulce o churros, y pasar un buen rato.

Sobre El Autor

Foto de perfil de Facebook

Un hombre de misterio y poder, cuyo poder es superado sólo por su misterio.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.