Regístrate
Se enviará la contraseña a tu correo electrónico.

Fue una ruta “jeepero-turística” muy padre con extraordinaria participación,  19 jeeps, 1 Toyota FJ y 1 Range Rover, Asistieron desde pilotos solos hasta pilotos con familia y la suegra.  Más o menos la mitad de los participantes fueron únicamente el sábado y la otra sábado y domingo. Tuvimos un excelente apoyos del Ayuntamiento en las personas de los directores de Turismo y del Deporte. A continuación, se incluyen algunas fotos  y videos representativos de ambos días.

El sábado, nos reunimos en la gasolinería del Centro de Temascalcingo a eso de las 10 a.m., donde hicimos la Junta de Pilotos para inmediatamente después dirigirnos al inicio del off-road y ahí se dio el acomodo y la numeración de autos en la caravana.

Iniciamos por brechas rústicas y algunos pasitos 4×4 Lo, pasamos por pedregales, llanuras y bosques. Tuvimos un pochado, pero cambiamos rueda y seguimos hasta el primer paso de vértigo donde uno a uno y bien espoteados pasamos sigilosamente y alzando la patita.

Continuamos, por ese tipo de brechas hasta el retador cruce de una cañada que tenía dos pasos: uno para rudos y otro para técnicos.

Superando ese reto, paramos al lunch al rayo del sol aproximadamente a las 2:30 p.m. y con barriga llena y bastantes líquidos para mitigar el calor, seguimos por más brechas con algo de lluvia que aplacó el polvo, y llegamos al río Lerma al punto donde está la Cascada Pastores. Ahí tomamos fotos e hicimos algunas subiditas 4×4 Low.

Después de esto, regresamos al Temascalcingo por una terracería que se convirtió en brecha y conectamos con parte del recorrido inicial para finalmente regresar

Terminada la ruta como a las 5:30 p.m. y dado que todavía estábamos con luz de día, paramos para ver quiénes querían ir a comer-cenar y quiénes quería hacer la subida de piedra que le dimos nombre “el calvario”.  Unos fuimos cenar con bastante apetito y sed y otro grupo se dirigió a la subida de piedras. En esta ocasión, a diferencia de la exploratoria, sí llegaron al final de la subida y pudieron superar el último reto para llegar al arenero. De ahí ya bajaron por una terracería y se incorporaron a la cena con el resto del grupo. Unos a esas horas ya decidieron iniciar el regreso a sus casas.

El domingo, como nos caímos de la cama, algunos iniciamos con misa de 8 a.m. en la iglesia principal, a media cuadra del hotel.  A continuación, tuvimos un copioso desayuno en el hotel y luego casi todos fuimos a conocer las pinturas rupestres de Tzindo en la parte alta de un cerro a unos 10 minutos de la cabecera municipal. Posteriormente, fuimos a conocer una fábrica de piezas de barro y luego otra de cerámico de horno de alta temperatura.

Terminada la turisteada, emprendimos el regreso a México con una parada en la Marquesa a la sopa de hongos, truchas y quesadillas, cerrando con un café de olla.  En lo que comimos, cayó un tremendo aguacero con granizo.

Es asi como los integrantes del Club Montero 4×4 agradece a todos los amigos y compañeros de aventura su asistencia, nos vemos en la proxima.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.